El jugo de arándano prevendría las infecciones urinarias infantiles

Por Genevra Pittman

NUEVA YORK (Reuters Health) – Tras una primera infección urinaria, niños de Finlandia que bebieron jugo de arándano todos los días no volvieron a tener tantas infecciones en un año como chicos que no tomaron esa bebida.

“Para los niños con infecciones urinarias, este estudio da algunos indicios preliminares de que el uso del jugo de arándano como suplemento reduciría la cantidad de recurrencias”, dijo el doctor Brett White, pediatra y médico de familia de la Oregon Health and Science University, en Portland.

“No es una prueba muy sólida, sino una posibilidad. Y no creo que produzca daños”, agregó el especialista, que no participó del estudio.

La investigación incluyó a 255 niños de entre 1 y 16 años tratados por una infección uri- naria en siete hospitales finlandeses. Al azar, los dividieron en dos grupos: uno bebió una taza de jugo de arándano todos los días durante seis meses; el otro, consumió bebidas sin frutos rojos.

Al año siguiente, una proporción similar de niños en cada grupo (20 de 126 tratados con jugo de arándano y 28 de 129 del grupo de control) tuvo por lo menos una infección urinaria, según precisa el equipo del doctor Jarmo Salo, del Hospital Universitario de Oulu, en la revista Clinical Infectious Diseases.

Pero entre los niños que tuvieron recurrencias, aquellos que bebieron jugo de arándano todos los días tuvieron menos infecciones urinarias totales durante el estudio y pasaron menos tiempo bajo tratamiento con antibióticos.

Los usuarios del jugo de arándano tuvieron 27 nuevas infecciones combinadas y pasaron 12 días de un año bajo tratamiento antimicrobiano para infecciones urinarias, comparado con 47 nuevas infecciones del grupo de control y 18 días bajo tratamiento con antibióticos.

El equipo de Nader Shaikh, del Hospital de Niños de Pittsburgh, dijo que los padres de los niños con infecciones urinarias recurrentes deberían considerar el uso del jugo de 

arándano como una estrategia preventiva potencial, pero no como reemplazo de los an- tibióticos que indican los médicos.

“Si sirve, y así parece, entonces una pequeña cantidad de jugo está bien. Me limitaría a 120 gramos (por día). Si los padres no se exceden, podría ser un tratamiento razonable”, dijo Shaikh, que no participó del estudio y aclaró que el exceso podría causar caries y diarrea.

El equipo señaló que 27 niños abandonaron el estudio; la mitad lo hizo porque no quería beber el jugo. En general, el grupo tratado con el jugo de arándano bebió menos de dos tercios de las “dosis” administradas.

Ocean Spray proporcionó los dos jugos utilizados en el estudio y les otorgó a los investi- gadores un subsidio para cubrir parcialmente los gastos de la investigación.

Otro estudio había hallado que el arándano no es tan efectivo como los antibióticos para prevenir las infecciones urinarias en las mujeres.

Shaikh señaló que existe poca evidencia de que tratar a los niños con antibióticos durante un período prolongado proteja de infecciones. Ese enfoque podría aumentar el riesgo de que las bacterias generen resistencia contra los fármacos.

FUENTE: Clinical Infectious Diseases, online 18 de noviembre del 2011 

Anuncios