Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional (2005) : virus del Zika y el aumento de los trastornos neurológicos y las malformaciones congénitas  ( 11/Marzo/2016 )

La segunda reunión del Comité de Emergencia convocado por la Directora General en virtud del Reglamento Sanitario Internacional (2005) (RSI 2005) con respecto a los conglomerados de casos de microcefalia y otros trastornos neurológicos en algunas zonas afectadas por el virus del Zika se celebró por teleconferencia el 8 de marzo del 2016, de las 13.00 a las 16.45, hora de Europa central.

La Secretaría de la OMS informó al Comité sobre las medidas adoptadas para poner en práctica las recomendaciones temporales emitidas por la Directora General el 1 de febrero del 2016 y sobre los conglomerados de casos de microcefalia y síndrome de Guillain-Barré que se han asociado con el tiempo a la transmisión del virus del Zika. Se proporcionó al Comité mayores datos a partir de los estudios observacionales, comparativos y experimentales sobre la posible asociación causal entre la infección por el virus del Zika, la microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré.
Los siguientes Estados Partes suministraron información sobre casos de microcefalia, síndrome de Guillain-Barré y otros trastornos neurológicos en presencia de transmisión del virus del Zika: Brasil, Cabo Verde, Colombia, Estados Unidos y Francia.
El Comité tomó nota de la nueva información proporcionada por los Estados Partes y las instituciones académicas en cuanto a las notificaciones de casos, las series de casos, un estudio de casos y testigos (síndrome de Guillain-Barré) y un estudio de cohortes (microcefalia) sobre las anomalías congénitas y los trastornos neurológicos en presencia de la infección por el virus del Zika. Reafirmó la necesidad de que siga adelante la labor para generar mayor evidencia con respecto a esta asociación y para comprender cualquier incongruencia en los datos de los países. El Comité recomendó que los conglomerados de casos de microcefalia y otros trastornos neurológicos sigan constituyendo una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII), y reconoció que cada vez son más los indicios de que hay una relación causal con el virus del Zika.
El Comité hizo las siguientes recomendaciones a la Directora General para su consideración al abordar esta emergencia, en conformidad con el RSI (2005).
Microcefalia, otros trastornos neurológicos y virus del Zika
Debe intensificarse la investigación en torno a la relación entre los nuevos conglomerados de casos de microcefalia y otros trastornos neurológicos, incluido el síndrome de Guillain-Barré, y el virus de Zika.

Debe prestarse especial atención a generar datos adicionales sobre la secuencia genética y el efecto clínico de las diferentes cepas del virus de Zika, estudiar la neuropatología de la microcefalia, realizar estudios adicionales de casos y testigos, al igual que de cohortes, en entornos infectados más recientemente, y elaborar modelos en animales para realizar estudios experimentales.

Debe acelerarse la investigación sobre la evolución natural de la infección por el virus del Zika, lo que incluye las tasas de infección asintomática, las implicaciones de la infección asintomática, en particular con respecto al embarazo, y la persistencia de excreción vírica.

Deben realizarse estudios retrospectivos y prospectivos de las tasas de microcefalia y otros trastornos neurológicos en otras zonas donde se sabe que ha habido transmisión del virus del Zika pero no se observaron estos conglomerados.

Debe seguirse explorando en las investigaciones la posibilidad de otros factores causales o cofactores que pudieran explicar los conglomerados observados de microcefalia y otros trastornos neurológicos.

Para facilitar esta investigación y asegurar que los resultados se obtengan lo más rápido posible se debe:

estandarizar y mejorar la vigilancia de la microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré, en particular en las zonas de transmisión conocida del virus del Zika y las zonas en riesgo;

empezar a trabajar en la formulación de la posible definición de caso de la “infección congénita por el virus del Zika”;

transmitir rápidamente a la Organización Mundial de la Salud los datos clínicos, virológicos y epidemiológicos relacionados con las mayores tasas de microcefalia o síndrome de Guillain-Barré y transmisión del virus del Zika para facilitar la comprensión internacional de los estos eventos, guiar el apoyo internacional necesario para los esfuerzos de control y priorizar la investigación adicional y el desarrollo de productos.

Vigilancia
Debe mejorarse la vigilancia de la infección por el virus del Zika y su notificación por medio de la difusión de las definiciones de casos y los medios de diagnóstico estándares en las zonas de transmisión y las zonas en riesgo; en las zonas recién infectadas se deben emprender las medidas de control de vectores que se describen a continuación.

Control de vectores
Debe mejorarse la vigilancia de vectores, incluida la determinación de las especies de mosquitos vectores y su sensibilidad a los insecticidas, para fortalecer las evaluaciones de riesgos y las medidas de control de vectores.

Deben promoverse enérgicamente las medidas de control de vectores y de protección personal apropiadas, y ponerse en marcha a fin de reducir el riesgo de exposición al virus del Zika.

Los países deben fortalecer las medidas de control de vectores a largo plazo y la Directora General de la OMS debe explorar la posibilidad de utilizar los mecanismos del RSI y de llevar este tema a una próxima Asamblea Mundial de la Salud, como una manera de fomentar una mayor participación de los países en este tema.

Comunicación de riesgos
Debe mejorarse la comunicación de riesgos en los países con transmisión del virus del Zika para abordar las inquietudes de la población, mejorar la participación de las comunidades, mejorar la notificación y garantizar la aplicación de las medidas de control de vectores y de protección personal.

Estas medidas deben basarse en una evaluación apropiada de la percepción, el conocimiento y la información que el público tiene; debe evaluarse rigurosamente la repercusión de las medidas de comunicación de riesgos para guiar su adaptación y mejorar su repercusión.

Debe prestarse atención a asegurar que las mujeres en edad fértil, y las embarazadas en especial, tengan la información y los materiales necesarios para reducir el riesgo de exposición.

La información sobre el riesgo de transmisión sexual y las medidas para reducir dicho riesgo debe estar al alcance de las personas que viven en las zonas donde se ha notificado transmisión del virus del Zika o que regresan de ellas.

Atención clínica
Se debe brindar orientación a las embarazadas que han estado expuestas al virus de Zika y hacer el seguimiento de los resultados del embarazo sobre la base de la mejor información disponible y las prácticas y políticas nacionales.

En las zonas de transmisión conocida del virus del Zika, los servicios de salud deben estar preparados para el posible aumento del número de casos de síndromes neurológicos o malformaciones congénitas.

Medidas con respecto a los viajes
No debe aplicarse ninguna restricción general a los viajes o el comercio con los países, las zonas o los territorios con transmisión del virus de Zika.

Se debe aconsejar a las embarazadas que no viajen a las zonas donde hay brotes en curso de infección por el virus de Zika, y las embarazadas cuyos compañeros sexuales vivan o viajen a las zonas con brotes deben asegurarse de adoptar prácticas sexuales seguras o abstenerse de tener relaciones sexuales durante el resto del embarazo.

Se debe brindar orientación actualizada a las personas que viajen a zonas con brotes de infección por el virus de Zika sobre los posibles riesgos y las medidas apropiadas para reducir la posibilidad de que se vean expuestas a picaduras de mosquitos. Al regresar, estas personas deben tomar las medidas apropiadas, incluida la actividad sexual segura, para reducir el riesgo de una nueva transmisión.

La Organización Mundial de la Salud debe actualizar regularmente las recomendaciones sobre los viajes a medida que evolucione la información sobre la naturaleza y la duración de los riesgos asociados con la infección por el virus de Zika.

Se deben poner en práctica las recomendaciones habituales de la OMS con respecto al control de vectores en los aeropuertos de conformidad con el RSI (2005). Los países deben considerar la desinsectación de las aeronaves.

Investigación y desarrollo de productos
Debe priorizarse el desarrollo de nuevos medios diagnósticos para la infección por el virus de Zika a fin de facilitar las medidas de vigilancia y control y, especialmente, el tratamiento en el embarazo.

Deben investigarse, desarrollarse y evaluarse las nuevas medidas de control de vectores con especial urgencia.

Deben redoblarse los esfuerzos de investigación y desarrollo de las vacunas contra el virus del Zika y los tratamientos terapéuticos a mediano plazo.

Sobre la base de estas recomendaciones, la Directora General declaró que se mantenía el estado de emergencia de salud pública de importancia internacional. La Directora General hizo suyas las recomendaciones del Comité y las publicó como recomendaciones temporales en virtud del RSI (2005). La Directora General agradeció a los miembros y asesores del Comité por su orientación.
Persona de contacto para los medios:
Fadéla Chaib 

Telñefono: +41 22 791 3228 

Móvil: +41 79 475 5556 

Correo electrónico: chaibf@who.int

Anuncios

Acerca de la enfermedad por el virus del Zika

La enfermedad del Zika (zika) es causada por el virus del Zika, que se propaga entre las personas principalmente a través de un mosquito de la especie Aedes. Los síntomas más comunes del zika son fiebre, sarpullido, dolor de articulaciones y conjuntivitis (ojos enrojecidos). La enfermedad, por lo regular, tiene síntomas leves que pueden durar algunos días hasta una semana después de que un mosquito infectado pica a la persona. Por lo general, las personas que se infectan con zika no se enferman lo suficientemente como para ir al hospital y es muy raro que mueran por causa de este virus. Por esa razón, es posible que muchas personas no se den cuenta de que están infectadas. Una vez que una persona ha sido infectada, es muy probable que sea inmune a futuras infecciones.
El virus del Zika fue descubierto en el 1947 y se le dio ese nombre por el bosque Zika en Uganda. En el 1952, se detectaron los primeros casos de zika y desde entonces, se han reportado brotes de zika en la región tropical de África, el sudeste asiático y las islas del Pacífico. Es probable que haya habido brotes de zika en muchos lugares. Antes de 2007, se habían documentado al menos 14 casos de zika, si bien es probable que haya habido otros casos que no se reportaron. Debido a que los síntomas del zika son similares a los de muchas otras enfermedades, puede ser que muchos no se hayan reconocido.
En mayo del 2015, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) emitió una alerta con referencia al primer caso de infección con virus del Zika confirmado en Brasil y, el 1 de febrero de 2016, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el virus del Zika representaba una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII). Se ha reportado transmisión a nivel local en muchos países y territorios. Probablemente, el virus del Zika seguirá propagándose hacia nuevas áreas.
Por lo general, es difícil determinar cuáles son las áreas con transmisiones del virus del Zika en curso y es muy probable que dichas áreas cambien con el paso del tiempo. Si va a viajar, visite el sitio web de los CDC sobre salud para viajeros si desea obtener la información para viaje más actualizada.

http://espanol.cdc.gov/enes/zika/about/index.html

Varicela

La varicela es una enfermedad muy contagiosa causada por el virus de la varicela zóster (VZV). Produce un sarpullido con ampollas, picazón, cansancio y fiebre. – La varicela puede ser grave, especialmente en los bebés, los adultos y las personas con sistemas inmunitarios debilitados. 

– Se transmite fácilmente de las personas infectadas a otras que nunca han tenido varicela o no se han vacunado. La varicela se propaga en el aire a través de la tos o los estornudos. También, se puede propagar por tocar o por respirar las partículas del virus que provienen de las ampollas que causa.

– La mejor forma de prevenir la varicela es vacunando.

– Las reuniones de varicela” se suelen realizar para aumentar la probabilidad de que un niño contraiga esa enfermedad siendo todavía joven. 

– La varicela puede ser grave, especialmente en bebés y niños pequeños. Por lo tanto, no vale la pena el riesgo de exponerlos a la varicela. 

– La mejor manera de proteger a los bebés y a los niños contra la varicela es vacunándolos.

– Las mujeres embarazadas y las personas con sistemas inmunitarios debilitados tienen un riesgo mayor de enfermarse gravemente de varicela. Deben mantenerse alejadas de las personas con varicela y no deben ir a las reuniones de varicela.

¿Cuándo es contagiosa una persona?

– Una persona con varicela puede transmitir la enfermedad desde 1 a 2 días antes de que le brote el sarpullido hasta que todas las ampollas de la varicela hayan formado costras.

– Pueden pasar de 10 a 21 días después de la exposición a un enfermo con varicela o culebrilla, antes de que la persona expuesta presente la varicela.

– Si una persona vacunada contra la varicela contrae esta enfermedad, también se la puede transmitir a otros.

– La mayoría de las personas que contraen varicela una vez, quedan inmunes de por vida. Sin embargo, algunas personas pueden enfermarse de varicela más de una vez, aunque esto es poco común.
CDC

Piojos 

Si su niño presenta síntomas de infestación de piojos o liendres (principalmente picor), examine su cabeza, en especial detrás de las orejas y en la nuca. Si encuentra piojos o liendres, todos los miembros de la familia se deberán examinar cada 2 o 3 días. Deben recibir tratamiento las personas que tengan piojos vivos (moviéndose) o liendres que estén a 1/4 de pulgada de distancia o menos del cuero cabelludo.Para eliminar completamente los piojos vivos, es muy importante seguir bien todos los pasos que requiere el tratamiento, así como completarlo. Si su niño tiene una infestación activa, notifique a los padres de los compañeros de clase, así como a la escuela o guardería, a fin de que tomen medidas para evitar más contagios.Para el tratamiento de elección, consulte a su médico, su farmacéutico o el departamento de salud.Se debe admitir de vuelta en la escuela o la guardería a los niños que hayan comenzado a recibir un tratamiento adecuado. Los piojos de la cabeza pueden ser molestos, pero no se ha demostrado que transmitan enfermedades.

CDC

Sarampión:

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa causada por un virus. El sarampión comienza con fiebre y poco después produce tos, secreción nasal (moqueo) y enrojecimiento de los ojos. Luego produce un sarpullido de puntitos rojos que empieza en la cabeza y se extiende al resto del cuerpo. El sarampión puede ser grave en niños pequeños y puede causar neumonía, encefalitis (inflamación del cerebro) y la muerte. El sarampión se propaga por el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. El sarampión es tan contagioso que si alguien tiene la enfermedad, el 90 % de las personas a su alrededor también se infectará si no cuenta con protección.
Algunas personas en los Estados Unidos todavía contraen el sarampión, pero no es muy común. Esto se debe a que la mayoría de las personas en este país está protegida contra esta enfermedad mediante la vacunación. Sin embargo, como el sarampión sigue siendo muy común en otras partes del mundo, incluidos muchos países en Europa, Asia, áfrica y el Pacífico, esta enfermedad llega a los Estados Unidos* a través de personas que se infectan cuando están en el extranjero.
El sarampión se puede propagar rápidamente en comunidades donde la gente no se vacuna. Los niños y toda persona que no esté protegida contra el sarampión corren riesgo de infectarse. Por eso es tan importante asegurarse de que su hijo esté al día con las vacunas, incluso antes de viajar al extranjero.
El sarampión en los Estados Unidos
Hasta la fecha, en el 2015, se han reportado más de 100 personas con sarampión en los EE. UU. La mayoría de esos casos forman parte de un gran brote actual asociado a un parque de diversiones en California.

Usted puede proteger a su hijo contra el sarampión con una vacuna combinada que brinda protección contra tres enfermedades: el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés). Se ha comprobado que la vacuna MMR o triple vírica es segura y eficaz. Los CDC recomiendan que los niños reciban dos dosis:

la primera dosis entre los 12 y 15 meses y

la segunda dosis antes de comenzar la escuela, entre los 4 y 6 años.

El médico de su hijo puede ofrecerle la vacuna MMRV, una combinación de vacunas que protege contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela. La vacuna MMRV está autorizada para niños de 12 meses a 12 años. Puede ser usada en lugar de la MMR si el niño necesita una vacuna contra la varicela además de las vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola. El médico de su hijo puede ayudarlo a decidir qué vacuna ponerle a su hijo.

El sarampión puede ser grave. De cada 1000 niños que contraen sarampión, uno o dos morirán por la enfermedad. A nivel mundial, el sarampión sigue siendo una causa significativa de muerte en niños que se puede prevenir con vacunas. En el 2008, hubo unas 164 000 muertes por sarampión en todo el mundo, lo cual equivale a unas 450 muertes al día o unas 18 a cada hora.Las complicaciones graves por el sarampión son más comunes en los niños menores de 5 años y en los adultos de 20 o más. Hable con el médico de su hijo para ver si se debe ponerle la vacuna antes de viajar al extranjero.

Algunos adultos también necesitan la vacuna contra el sarampión. Para obtener más información, visite Vacunación contra el sarampión: ¿Quién necesita la vacuna?*

Proteja a los bebés contra la tosferina (pertussis)

La tosferina, que también se llama pertussis o tos convulsa, es muy contagiosa y extremadamente grave en los bebés. Las personas con tosferina generalmente transmiten la enfermedad al toser o estornudar cerca de otras personas, que su vez inhalan la bacteria que la produce. Muchos bebés que contraen la tosferina adquieren la infección de sus padres, hermanos mayores u otras personas que los cuidan, quienes a veces ni siquiera saben que tienen la enfermedad.Cuando los bebés contraen esta enfermedad, los síntomas pueden ser muy graves. Por ejemplo, los bebés pequeños pueden contraer neumonía (infección de los pulmones) y tener dificultad para respirar. Casi la mitad de los bebés de menos de 1 año que contraen la tosferina terminan en el hospital y algunos incluso mueren por la enfermedad.

En los Estados Unidos se usan dos vacunas para prevenir la tosferina: las vacunas DTaP y Tdap. Estas vacunas proporcionan protección también contra el tétanos y la difteria. Los niños menores de 7 años reciben la vacuna DTap, y los niños mayores y los adultos reciben la Tdap.

Si está embarazada, necesitará ponerse la vacuna contra la tosferina en el tercer trimestre. Debido a que la tosferina puede causar enfermedad muy grave en los bebés y que la pueden contraer de cualquiera de las personas que los rodean, los bebés necesitan protección. 

Si está embarazada, hable con su médico o partera acerca de recibir la vacuna contra la tosferina que se llama Tdap, para su protección y la de su bebé. Los CDC recomiendan que usted reciba la vacuna Tdap entre las semanas 27 y 36 de cada embarazo. Después de que reciba la inyección, su cuerpo creará anticuerpos protectores y le pasará algunos de estos a su bebé antes de que nazca. Estos anticuerpos le proporcionan al bebé algo de protección a corto plazo contra la tosferina al comienzo de su vida cuando todavía es demasiado pequeño para ser vacunado. Estos anticuerpos también pueden protegerlo de algunas de las complicaciones más graves que se presentan con la tosferina, como la neumonía y la encefalopatía (enfermedad del cerebro).
Vacunarse contra la tosferina durante el embarazo le proporciona a su bebé algo de protección a corto plazo, pero cuando sea más grande necesitará su propia vacuna (llamada DTaP) para tener protección. Para obtener la mejor protección contra la tosferina, los niños necesitan cinco dosis de la vacuna DTaP. Se recomienda dar la primera dosis cuando su bebé tenga 2 meses de edad. Después de esa dosis necesitará otras dos, que se dan a los 4 y a los 6 meses, para que se produzcan altos niveles de protección. La protección de la vacuna contra la tosferina disminuye con el tiempo, por eso se recomiendan refuerzos entre los 15 y 18 meses de edad y entre los 4 y 6 años de edad, para así mantener esa protección.

Conozca los signos de la tosferina

Al principio de la enfermedad, la tosferina se manifiesta como un resfriado común, con congestión nasal o moqueo, estornudos y tal vez tos o fiebre leves. Pero después de 1 o 2 semanas, puede comenzar una tos intensa.

A diferencia del resfriado común, la tosferina puede producir una serie de accesos de tos durante varias semanas. Puede causar accesos de tos intensos, rápidos y repetidos, y que los pulmones de la persona se queden sin aire de modo que esta tenga que hacer un fuerte esfuerzo para respirar, lo cual produce un fuerte silbido. Es importante saber que muchos bebés con tosferina no tienen nada de tos. En lugar de darles tos, la tosferina puede hacer que dejen de respirar.

Si a usted o a su hijo les da un resfriado acompañado de tos intensa o prolongada (que dura mucho tiempo), podría tener tosferina. La mejor manera de averiguarlo es consultando con el médico.
http://www.cdc.gov/spanish/especialescdc/tosferina/